Orchid

Sinceramente las alfombras con lanilla ahumada y colores verde azules me matan, no hay más que las ganas de sentarse en un sofá con una taza de chocolate hirviendo, mi cobija, mis piernas recogidas y la luna llena de neblina humedeciendo mi nariz. Ya extraño los nanches de temporada que me dulcifican el alma y despiertan mis sentidos. La mente.. cuando vuelve, a veces confunde si no la sabes descifrar. Soy de neuronas profundas y delgadas como hilos colgando de la falda y sonrisas elegantes.

1 comentario:

Javier dijo...

bueno, mediante esta reflexion se conoce un poquito más de ti...