Hoy tuve un viaje sin destino muy raro, presencié las cuatro estaciones, me llené de pinolillos por estar agarrando flores desconocidas y me perdí en una vereda.





No sé en dónde esté en 20 años, ni sé si llegaré... lo que sí sé es que quiero envejecer y morir entre las flores, río y mil animales... lejos del ruido de la ciudad.





3 comentarios:

Pedro Rodrigo González dijo...

necesito tranquilidad.... laura, quisiera un feedback y hacer y no hacer las cosas... o poder des hacerlas

Arturo dijo...

el ultimo gato es suni????

Daniel Ricardo dijo...

me encantó esta entrada