lemonade

No quiero ver. Es de esas cosas que evito, porque corren el gran peligro de gustarme. Y luego duelen al borrarlas. Por eso apago la luz por la mañana, lo que deba ver.. en el foco se queda lo que del foco es.
No quiero oír. Es de esos sonidos que me atrapan, y cuando me dejan voy tras ellos, y de ellos corren mis piernas al perseguir aire. Y luego hacen llorar al imaginarlos. Los tengo contados, como los dedos de mi mano (sé cuando los oculto, sé cuando los repito).. como los borregos de mis noches (al cerrar los ojos se vuelven lana tras mis párpados).
Nada mas con sentir está bien, nada se pierde.. sólo lo material se pierde, las sensaciones deben ser provocadas para ser recordadas. Provocó la lluvia, le queda vivir mojada.

1 comentario:

Javier dijo...

pues a veces sentir es muchísimo mejor...